Corea del Sur / masTKD.com / 2011/05/13

Sarah Diana Stevenson: “…este es el peor momento de mi vida”

Demostrando un espíritu de lucha tanto fuera como dentro del Tatami, Sarah que casi se retira del equipo británico porque sus padres están luchando contra el cancer, dijo que su segundo título mundial llegó en lo que describe como el peor momento de su vida.
  6

.

El triunfo en Corea se hace aún más extraordinario porque fué el primer evento que Stevenson competía en este año debido a que se había tomado un descanso en el deporte para el cuidado de sus padres. Cabe destacar que Sarah es una de las mejores esperanzas para lograr la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Sin embargo, el único deseo de la más célebres exponente de Taekwondo de Gran Bretaña es que su madre Diana, que en enero fue diagnosticado con linfoma, y su padre Roy, que en un plazo de tres meses se le descubrió que sufría de un tumor cerebral, estén vivos para verla ir por el oro en Londres.

Dedicando la victoria a sus padres, ella dijo: “No puedo describir lo que van a decir mi mamá y papá. Esperemos que les halla dado algo para estar orgullosos y sonreír. Eso sólo es una sensación increíble.”

“Yo estaba tan cerca de no venir porque no quería dejar a mis padres solos. Creo que de todos los éxitos que he tenido en mi carrera este es el que tiene más significado porque la tensión ha sido dura, pero sé que lo que he pasado no es nada en comparación con lo de mis padres. ”

La atleta de Doncaster de 28 años de edad, quien una década atrás se había convertido en la primera mujer británica en conseguir un título mundial, insistió en que no había manera de que ella hubiera hecho el viaje si sus padres no hubieran insistido en que ella compitiera.

.

.

Estos acontecimientos han dejado al Director Gary Hall muy sorprendido. “Sara es una inspiración para todos nosotros” dijo. “El hecho de haber conseguido este premio, en medio los problemas de salud de sus padres, nos muestra que ella es una verdadera campeona y tenerla en el equipo es un estimulo para todos nuestros atletas”

Podemos agregar también que sus compañeros de equipo, Michael Paul Harvey (-63 Kg.), Jade Louise Jones (-57 Kg.) y Martin Stamper (-68 Kg.) también se fueron a casa con medallas (2 Platas y un Bronce respectivamente), en lo que se consideró el campeonato más exitosos de Gran Bretaña. Además del Bronce en los Juegos Olímpicos en Beijing 2008, cuando Stevenson terminó ganando sólo después de que los jueces se inclinaron a la evidencia del video en la que demostraba que había sido correcta una patada en la cara de su oponente.

Tras sus cinco combates Sarah obtiene el escalón más alto del podio, en su camino dejó atrás a Natalya Mamatova de Ukrania, Raquel Menendez de España y para entrar a la zona de medallas derrota a Viktoryia Belanouskaya de Bielorrusia, ya en semifinales y al día siguiente, después de vencer a la coreana Hwang Kyung-seon, campeona olímpica en Beijing 2008, 8-5 en los 67 kg, Stevenson venció a la China Yunfei Guo en una ajustada final que tuvo que esperar con ansiedad, con el marcador 3-3, para que en la decisión arbitral le concedan el triunfo.

Para Stevenson, sin embargo, está lejos de ganar todo. Al ver a sus padres que luchan por la vida en un hospital de Sheffield.

.

.

Detrás de la medalla de Oro

.

La campeona mundial de Taekwondo, Sara Stevenson, enfrenta una batalla desesperante en casa, y para ella ha sido difícil asimilar la cruda realidad de lo que le esta pasando. “¿Sabes? Estoy sentada aquí como la nueva Campeona Mundial, pero a pesar de ello, este es el peor momento de mi vida”, dice.

“Devolvería esta medalla en un instante, renunciaría a mi sueño olímpico, renunciaría aquí y ahora, haría cualquier cosa, cualquier cosa, con tal de que ellos no tuvieran cáncer”.

Y cada vez que ella habla así, inmediatamente se percata de la cruda realidad. Ella ha estado peleando en un deporte, pero su mamá y su papá están en casa, luchando por sus vidas.

“Luego me doy cuenta de que les tengo que dar algo por que luchar, algo por lo cual ellos continúen en la lucha. Dios…, me muero por las ganas de verlos otra vez. Los extraño demasiado”

El pasado fin de semana, Stevenson, viajó de vuelta a Doncaster, en donde tendría un encuentro muy emocional con su mama Diana, quien ha estado en el hospital y con su papá Roy, quien no está muy familiarizado con las computadoras, por lo que no pudo seguir de cerca las peleas con las cuales su hija recuperó el título mundial.

Cuando les contó a sus padres por teléfono lo de su medalla de oro, ellos lo tomaron muy normal, como si fueran negocios.

Sí, otra medalla de oro, 10 años después de ganar su primera, y sintió la usual respuesta de su papa, simple pero llena de orgullo.

“Bien hecho, amor” Otra, no?” dijo simplemente. “No hubo lágrimas, todo fue muy natural, muy a lo Yorkshire dice Sara sonriendo.

Durante un lapso, Corea fue una distracción; ahora la luchadora regresa a ayudar a los que ella ve como verdaderos luchadores. Roy tiene un tumor cerebral y Diana un linfoma. Sara es quien los cuida.

“Quiero regresar a casa y ver como va el tratamiento. Qué es lo que dicen los doctores. Saber si han estado comiendo bien. Es como si yo fuera su madre y ellos los niños. Es irónico después de todo lo que ellos me han dado”

Eso incluye, la inspiración que le dieron para que consiguiera el triunfo en Gyeongju, algo tan poco probable, pero que nos dice mucho acerca del poder del espíritu humano y de la voluntad.

Aún ahora, Stevenson, no puede comprender como ganó el título de peso mediano. No había competido durante diez meses; durante la concentración de preparación había estado muy pendiente de sus padres, comprensiblemente, no se podía concentrar y estuvo a punto de retirarse del equipo inglés.

.

.

Sin embargo cuando llegó la hora de la competencia, ella comenta que de alguna manera la grave situación de sus padres, de alguna manera le dieron fuerzas y la motivaron.

“Tuve días buenos y malos, días en que pensé que no lo podía hacer. Pero durante los días en que me sentía bien, lo podía ver claramente, que lo tenía que hacer por ellos, que ellos querían que lo hiciera, que aquí no tenía nada que perder pues solo era un deporte, allá en casa es una cuestión de vida o muerte”

“Todo estaba en perspectiva. Si fracasaba, no pasaba nada. No iba a ser peor de lo que me esperaba en casa” Y cuando llegó el día, a pesar de todo, ella sabía que iba a ganar.

Solo cuando uno reflexiona sobre los tres meses angustiantes que Stevenson tuvo que pasar antes de de su victoria, uno puede empezar a darse cuenta de la magnitud de su logro.

“En diciembre, la vida no podía se más dulce” dice. “El año pasado, gané el campeonato europeo y tuve mi boda de ensueño en México y mi padre caminó conmigo al altar”

“No había ningún síntoma en ese entonces. Ambos acaban de retirarse – papá trabajaba en una fábrica de ropa en Doncaster y mamá se dedicaba a las ventas— y anhelaban mucho este tiempo de retiro. Luego en enero, mamá empezó a sentirse mal, pero pensamos que era neumonía”.

“Nunca voy a olvidar cuando papá llamó para decir, tu mamá tiene cáncer; está regado por todas partes y no hay nada que puedan hacer. Esa llamada me perseguirá por el resto de mi vida”.

Luego, justo dos semanas antes del viaje a Corea, el segundo golpe despiadado. Roy necesitaba una operación para quitarle un tumor en el cerebro. “Ellos dicen que no es curable”

Ahora más que nunca ellos son los heroes de Sara. “Si estoy fuerte, es porque ellos son fuertes, y por Dios que lo estoy viendo” dice.

“Mi mamá no ha llorado nunca y ni siquiera es pesimista, nunca se queja; solo dice “se acerca mi próxima quimio, y estoy lista”. Ella es sorprendente y el estar con ella todos los días a su lado nos ha acercado más la una a la otra”.

“Ellos son la razón por la que soy campeona. Ellos lo hicieron todo, mi papa tiro la casa por la ventana, tocó puertas, y buscó patrocinadores para que apoyaran a su hija, organizo ventas, de todo”

“Les debo todo y cuando mi mamá supo que no iba a recobrar la salud, me decía insistentemente “debes ir y ganar esa medalla en el 2012 por mi, amor”.

Y lo hará. Stevenson está completamente decidida en ganar esa medalla de oro, al igual que tiene el presentimiento de que tanto Roy y Diana todavía estarán vivos para ser testigos de ese logro en Londres.

“Ya no solo se trata de deporte para mí ahora” dice. “Honestamente, si puedo hacer lo que logré esta semana, eso prueba que con fortaleza mental, cualquiera puede hacer lo que quiera con sus vidas”

“Realmente deseo ser una inspiración para otros”

Stevenson debe saber que ya lo es.

.


.

.

.

The Telegraph

Equipo masTaekwondo.com

www.masTaekwondo.com

info@mastaekwondo.com

.



.

© Copyright 2003-2011 masTaekwondo.com – Todos los Derechos Reservados.

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este Sitio Web sin la expresa autorización de masTaekwondo.com

masTaekwondo.com es una Marca Registrada

.



Comments

  1. ANTONIO says:

    WOOOOOWWWW QUE MUJER,QUE DEPORTISTA,QUE SER HUMANO! DIOS BENDIGA A ELLA Y A SUS PADRES.
    DESDE MEXICO …UNA ORACION!

  2. Francisco Moreno says:

    que historia para poner las cosas en su justa dimension ,la competencia es solo un juego donde se gana y se pierde lo mejor para sara y sus padres.

  3. Mis resptos para ella..si ke es algo bastante fuerte

  4. esa mujer se esta ganando el cielo…

  5. ejemplo de un gran caracter y de entereza……………

  6. Asi son los campeones, superando las adversidades es como se llega a la CIMA!!!!!